Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EDIFY | December 11, 2017

Scroll to top

Top

No Comments

Homenaje a Octavio Paz en el Museo del Palacio de Bellas Artes

Homenaje a Octavio Paz en el Museo del Palacio de Bellas Artes

El Museo del Palacio de Bellas Artes abre sus salas a la magna exposición En esto ver aquello. Octavio Paz y el arte, que permite formar un diálogo entre los textos del poeta, las obras expuestas y el espectador, al tiempo de revelar las afinidades y los afectos de Paz. Se trata de una selección de más de 220 obras de arte entre libros objeto, primeras ediciones y piezas prehispánicas, así como de pintura, escultura, gráfica, fotografía y grabado de reconocidos artistas cuyas sensibilidades estuvieron próximas al poeta de Mixcoac.

La coordinación general de la exposición a cargo de Miguel Fernández Félix, director del Museo del Palacio de Bellas Artes y Héctor Tajonar, encargado de la curaduría de la muestra, está sustentada en el pensamiento estético y poético que el Nobel mexicano de Literatura plasmó en los dos tomos de Los privilegios de la vista, ahora reunidos en su Obra completa, y cuyo título –inspirado en un poema de Góngora– sirvió también para la muestra homónima montada en el extinto Centro Cultural Arte Contemporáneo de la Ciudad de México.

La exposición integra dos temáticas principales: el arte moderno universal y el arte mexicano. A lo largo de once núcleos temáticos, se puede explorar la revelación estética de artistas de diversas nacionalidades a los que Octavio Paz dedicó poemas, ensayos o reflexiones. El público podrá entender el arte con los textos del poeta a través de diversas plataformas interactivas.

paz_07
“Síntesis y confluencia” es el preámbulo de la exposición, que inicia con las esculturas Figura reclinada: pierna arqueada de Henry Moore, por Dafne II de Juan Soriano, por Volcán primitivo 290 de Vicente Rojo, así como por el Arco de la libertad de Eduardo Chillida, esculturas emblemáticas del arte moderno universal; mientras que el vestíbulo ha sido reservado para Mannari de Isamu Noguchi, para la Escultura de piedra tipo Chac mool de la cultura maya, para Working Model for two piece reclining figure: cut (Modelo preliminar de una figura reclinada de dos piezas: corte) de Henry Moore y para Estela 12 de Vicente Rojo.
“El cubismo y Picasso”, primer núcleo de la exposición, da cuenta de la relación de Paz con artistas inscritos en esta corriente, la admiración del poeta por el autor de Guernica y su involucramiento en la Guerra Civil Española, así como sus reflexiones en torno a las responsabilidades éticas y políticas del arte. En palabras de Paz: “El arte de Picasso encarna una suerte de feroz fidelidad–una fidelidad hecha de invenciones–, la estética de la ruptura que ha dominado a nuestro siglo”.

Al creador francés, cuyo humor delirante y razonado cuestionó al arte moderno, está dedicado el segundo núcleo, bajo el título “Marcel Duchamp. Apariencia desnuda”. En 1968, Paz escribió el ensayo Duchamp o el castillo de la pureza, diseñado en forma de libro-maleta por Vicente Rojo.

Vasili Kandinski, Paul Klee, Jackson Pollock, Robert Motherwell, Mark Rothko, Manuel Felguérez, Henry Moore, Joan Miró, entre otros, comparten sala en “Caminos a la abstracción”. Según Paz: “Al arte abstracto idealista debemos algunas de las creaciones más perfectas y puras de la primera mitad del siglo (veinte)”.

“La subversión surrealista” da vida a los ensayos críticos de arte que escribió el poeta sobre el ocaso del mencionado movimiento y sus exponentes. Es importante resaltar que fue con el surrealismo que Paz descubrió el valor de la imaginación y el ámbito simbólico del hombre. “No es solo un movimiento artístico, sino un programa ético y existencial (…), es un intento por transformar la vida en poesía”, apuntó a principios de los años cuarenta. André Masson, Manuel Álvarez Bravo, André Breton y Max Ernst son algunos de los artistas que conforman este núcleo.

“La sonrisa de Eros” está inspirado en La llama doble y El mono gramático, obras que hablan sobre el paso de Paz por la India y su interés sobre temas como el erotismo, el deseo, el cuerpo y la escritura. “Nunca antes se había expuesto en México un conjunto de obras de arte erótico de tan alta calidad. El concepto curatorial que norma la narrativa de esta sala y que hace alusión a Las lágrimas de Eros de Georges Bataille propone una conversación estética y erótica entre representaciones artísticas consagradas al sexo, el erotismo y el amor en las culturas orientales, europea, estadounidense, mesoamericana y mexicana”, apunta Héctor Tajonar.

El segundo capítulo de la exposición, referido al arte mexicano, inicia en el segundo piso del recinto con el núcleo llamado “La otredad mesoamericana” y comprende diversas esculturas prehispánicas que sin duda ofrecieron a Paz abundantes materiales para su obra poética. Desde la perspectiva de Octavio Paz, la grandeza de la cultura mesoamericana se manifestó desde sus orígenes en la magnificencia de su arquitectura, escultura y pintura. “Se trata de un sentimiento ambiguo, hecho de atracción y de repulsión: lo extraño es, simultáneamente, maravilloso y horrible”, reviró el escritor.

paz_08

Inspirado en el capítulo “Conquista y colonia” del libro El laberinto de la soledad, el séptimo núcleo de la exposición corresponde a “Las dos conquistas: la de las armas y la de las almas”, el cual agrupa obras pictóricas que expresan con excelsitud y dramatismo el encuentro de dos culturas. Destacan retratos de la Virgen de Guadalupe, pinturas de José Vivar y Valderrama, un tríptico de Saturnino Herrán, así como los murales de José Clemente Orozco, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y Rufino Tamayo, que logran la unión de la exhibición temporal con la colección permanente de murales del museo.

El octavo apartado de la muestra, “Mestizaje y milagro”, consiste en una selección de pintura de castas del siglo XVIII, con obras de Miguel Cabrera, Luis Mena, Juan Rodríguez Juárez y José Joaquín Magón. La curaduría sugiere un arte barroco referido a sor Juana Inés de la Cruz con relación al arte de otros pintores y poetas, como Michelangelo Buonarroti, Federico García Lorca y Xavier Villaurrutia.

“Academia y cultura popular”, noveno núcleo de la muestra, reelabora las investigaciones de Paz sobre el arte del siglo XIX. Algunas de las piezas corresponden a artistas como José María Velasco, Hermenegildo Bustos y José Guadalupe Posada, así como a autores de pintura popular anónima.

“Revoluciones y revelaciones” es el nombre del décimo núcleo, mismo que ocupa la sala Justino Fernández del museo. Dentro de este espacio se puede observar el especial interés pictórico que mostró Octavio Paz sobre el arte del siglo XX, principalmente en las obras de artistas como Jean Dubuffet, Carlos Mérida, Wifredo Lam, Pedro Coronel y José Luis Cuevas.

El último núcleo de esta magna exposición corresponde a “El aquí y el allá”, que muestra una selección de artistas y obras en los que Paz puso énfasis tanto en ensayos como en poemas dedicados a una pieza o un autor. La premisa principal de este apartado, ubicado en la sala Paul Westheim del museo, es revelar las ideas y situaciones contenidas en las pinturas expuestas y el pensamiento del artista al momento de su creación. Se sugieren similitudes y contrastes, confluencias y divergencias entre artistas europeos, estadounidenses y mexicanos, como Richard Dadd, Martín Ramírez, Rodolphe Bresdin, Giorgio de Chirico, José Clemente Orozco, Edward Hopper, David Alfaro Siqueiros, Robert Motherwell y Rufino Tamayo.

paz_09

Además de las piezas antes citadas, la exposición congrega obras como Las meninas de Pablo Picasso; Marcel Duchamp, Cast Alive [Marcel Duchamp, moldeado en vivo] y Why not sneeze, Rose Sélavy? [¿Por qué no estornudar, Rose Sélavy?] de Marcel Duchamp; Face of the night (For Octavio Paz) [Rostro de la noche (Para Octavio Paz)] de Robert Motherwell; Explosión de Hiroshima de David Alfaro Siqueiros; Portrait of Luther Burbank [Retrato de Luther Burbank] de Frida Kahlo; Octavio Paz de Manuel Álvarez Bravo; El toisón de oro de Wolfgang Paalen; Mariposa de obsidiana (Gran mariposa)de Brian Nissen; Two figures with a monkey [Dos figuras con un mono]de Francis Bacon; La bailarina desnuda de Ángel Zárraga; The Living Room [La sala de estar] de Balthus; Inclination [Inclinación]de Vassily Kandinsky; Night Windows [Ventanas en la noche] de Edward Hopper; N°15 de Jackson Pollock; Violin and Candlestick [Violín y candelabro] de Georges Braque, y Femme [Mujer] de Joan Miró, entre otras. Asimismo, En esto ver aquello. Octavio Paz y el arte se reúnen 18 libros objeto y primeras ediciones, que se suman al diálogo museológico entre las piezas y las reflexiones de Paz.

paz_10
El conjunto de obra exhibida proviene de 96 museos y particulares, nacionales y extranjeros. Entre las 39 colecciones internacionales, destacan: Fundación Joan Miró de Barcelona, San Francisco Museum of Modern Art, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Museu Picasso de Barcelona, Philadelphia Museum of Art, Tate Britain, Israel Museum, The Museum of Fine Arts of Houston, The Noguchi Museum, Centre Pompidou, San Diego Museum of Art, The Nelson-Atkins Museum of Art, Brooklyn Museum y Museum of Modern Art of New York.
Por su parte, de las 57 colecciones nacionales que prestaron obra, sobresalen: Archivo Manuel Álvarez Bravo, Museo de Arte Moderno, Museo Dolores Olmedo, Museo José Luis Cuevas, Museo Nacional de Antropología, Museo del Templo Mayor, Museo de Antropología de Xalapa, Museo de la Basílica de Guadalupe, Museo Nacional de Historia, el Museo de Arte Contemporáneo Rufino Tamayo, entre otras.

La exposición estará acompañada de una publicación en español con imágenes de las obras, un ensayo curatorial, un texto de Octavio Paz, así como de los comentarios de los especialistas Valerio Magrelli, Anthony Stanton, Brian Nissen, David A. Brading, David Huerta, Eduardo Matos Moctezuma, Hugh Thomas, Jorge Esquinca, José Pascual Buxó, Juan Malpartida y María Minera.

Submit a Comment