Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EDIFY | July 26, 2017

Scroll to top

Top

No Comments

PICASSO / revelado por DAVID DOUGLAS DUNCAN

PICASSO / revelado por DAVID DOUGLAS DUNCAN

Museo del Palacio de Bellas Artes
11 de abril al 20 de julio 2014

La curaduría, a cargo de las especialistas Stephanie Ansari y Tatyana Frank de Maud’huy, ofrece una recreación de la vida y obra de Picasso bajo la mirada atenta y atinada de su amigo David Douglas Duncan. El conjunto de obras originales de Picasso abarca distintas disciplinas, como pintura, escultura, cerámica, dibujo, litografía y grabado.

Después de itinerar por cuatro países, España, Alemania, Francia y Suiza, Picasso revelado por David Douglas Duncan llega por primera vez a México para adentrar al espectador en el mundo privado del insigne artista durante las casi dos últimas décadas de su vida creativa (de 1956 a 1973), mediante un diálogo constante entre las fotografías tomadas por Duncan, en su mayoría desde el hogar y taller de Picasso, La Californie, al sur de Francia.

Picasso revelado por David Douglas Duncan devela la mirada y el gesto pictórico del artista en plena creación, mostrando no solo la seguridad y el virtuosismo del pintor, sino también el trabajo perseverante y la ejecución largamente madurada que marcó la elaboración de sus obras. Respecto a la importancia de las fotografías de Duncan que alimentan esta exposición, Tatyana Franck de Maud’huy explica: “El fotógrafo fue para el pintor un verdadero don del cielo, capaz de mantener para siempre su memoria, la memoria de un artista que ansiaba la posteridad".

En las imágenes de Duncan el público encontrará a un Pablo Picasso en acción y, desde otro ángulo, captura distintos momentos de su vida cotidiana, como la imagen de un Picasso en pleno baño en su casa. A decir de Stephanie Ansari, “esta exhibición busca recrear el ambiente excepcional de La Californie, caracterizado por la fusión de trabajo y vida. Estas fotografías documentan el proceso creativo de Picasso y la espontaneidad de su arte a través de la lente de David Douglas Duncan. El espectador descubrirá no solamente a un Picasso artista, sino también a un Picasso actor, a menudo disfrazado, rodeado de sus amigos o por sus hijos”.

El conjunto de la obra exhibida procede de colecciones de museos y particulares, entre las que destacan: Centre Pompidou, Museu Picasso  en Barcelona, Moderna Museet en Estocolmo y el New Orleans Museun of Art.

Entre las obras que el público podrá apreciar de Pablo Picasso se encuentran: Hibou (Búho, 1961), La Parade (Paseo de Cuadrillas, 1957), Femme au chignon et au chapeau jaune (Mujer de chongo con sombrero amarillo, 1962), Te te de femme (Cabeza de mujer, 1957), así como fotografías vintage de David Douglas Duncan que son piezas clave para la reconstrucción de la vida privada del pintor.

Relación Picasso-Duncan

El camino de David Douglas Duncan se cruza con el de Pablo Picasso el 8 de febrero de 1956, cuando el fotógrafo conoce al artista malagueño en su casa francesa de La Californie. En ese tiempo Duncan trabajaba para la revista Life. Realizaba reportajes en Irán, Palestina y Bulgaria, además de haber cubierto las guerras en el Pacífico y en Corea.

Pronto se estableció entre ambos una amistad que perduró hasta la muerte del pintor en 1973. Esta relación fue sellada con el regalo de un anillo de oro grabado con la inscripción “Picasso-Duncan” que el estadounidense obsequió tras su primer encuentro con el también fundador del movimiento cubista. Durante 17 años David Douglas Duncan tomó más de 25 mil fotografías de Picasso, que constituyen un testimonio único de la vida y creatividad artística del pintor. Hasta el día de hoy, Duncan forma parte de la familia Picasso.

En palabras de Duncan, la elección de Picasso para permitirle ser testigo de su vida íntima solo tiene una explicación: “Porque yo no era un artista ni un historiador de arte, era simplemente un tipo que le caía bien, un tipo con una cámara de fotos. Simplemente éramos dos hombres, nada más”.

A Picasso le impresionó la intrepidez de Duncan. Sintió un gran respeto por el valor del estadounidense y se maravilló de sus múltiples viajes. EEDuncan era un fotógrafo que había recorrido el mundo, pero siempre volvió a ver a su amigo pintor. Para Picasso, con David Douglas Duncan no hay obra cinematográfica ni puesta en escena espectacular, sino fotografías hechas entre amigos y momentos de intimidad creativa cristalizados.


MUSEO DEL PALACIO DE BELLAS ARTES
Eje Central Lázaro Cárdenas
esquina con Avenida Juárez
Centro Histórico
Ciudad de México
T.: +52 (55) 55 21 92 51 ext. 1155

Submit a Comment